Estée Lauder: La alquimista emprendedora

Por:
10 noviembre, 2015
0

Para mi cumpleaños treinta y cinco, recibí un paquete pequeño pero muy especial.


Era de mi glamorosa cuñada, la elegante, la que vivía en Europa, hablaba seis idiomas y se movía con la gracia perfecta.

 

“Escogí estos yo misma para ti”, dijo ella, dándome una delicada caja cubierta con un dulce listoncito. Adentro tenía un estuche compacto de Estée Lauder que incluía tres sombras brillantes para ojos y un brillo de labios que hacía juego.

 

 

Photo By Pinterest. Compacto de Estée Lauder. - Estée Lauder: La alquimista emprendedora. -

Photo By Pinterest. Compacto de Estée Lauder. – Estée Lauder: La alquimista emprendedora. –

 

 

Fue el primer maquillaje que me regalaron y simbolizaba algo mucho más grande en mi vida: yo estaba en la cúspide de convertirme en una mujer y comenzaba a pensar en mi feminidad.

 Compacto de Estée Lauder. - Estée Lauder: La alquimista emprendedora.

Photo By Pinterest. Compacto de Estée Lauder. – Estée Lauder: La alquimista emprendedora. –

 

El maquillaje tenía un encanto especial – aplicar un poco de sombras o una capa de labial era un rito de entrada a la madurez para muchachas jóvenes como yo.

 

Desde tiempos ancestrales, las mujeres han tenido una relación personal con la belleza. No hay duda de que la gracia, la confianza y la nobleza ponen de manifiesto las dimensiones internas de la belleza femenina. Sin embargo, alrededor de todo el mundo, las mujeres tienen formas únicas de realzar su apariencia física.

 

Estée Lauder, la extraordinaria mujer de negocios entendió esto mejor que nadie. Su consejo a las personas era: “¿Quieres ser exitoso? Saca el mayor provecho de lo que tienes”.

 

- Estée Lauder: La alquimista emprendedora. -

Photo By Pinterest. Compacto de Estée Lauder. – Estée Lauder: La alquimista emprendedora. –

 

Acentuar un rasgo lindo, resaltar una piel radiante o frotarse un aroma para crear un aura de frescura o sofisticación es parte de un ritual global de representar la belleza y sacar el mayor provecho de lo que la naturaleza ha dado.

 

 

En efecto, ella explotó al máximo sus talentos. Su espíritu emprendedor, su amor por la belleza, y su afilado sentido del marketing la llevaron de las humildes calles de Corona en el Queens de Nueva York a los castillos de Europa, construyendo un imperio de 8 billones de dólares en más de 50 países y territorios. ¡Lo mejor es que hizo todo esto sin sacrificar su feminidad! Al contrario, la utilizó como ventaja.

 

“Me pareció obvio desde el principio que debía utilizar mi feminidad como un capital en lugar de como una carga”, dijo una vez.

 

“El arte de inventar belleza trasciende la clase, el intelecto, la edad, la profesión, la geografía y virtualmente toda barrera cultural y económica”.

 

Ninguna ubicación era muy remota para hacer una aparición personal, ninguna mujer demasiado insignificante para recibir una muestra gratis o una demostración de maquillaje o cuidado para la piel. Y sin embargo, la vida de Lauder también consistía en comer con estrellas de cine como Joan Crawford o cenar con la Princesa Grace de Mónaco o la Duquesa de Windsor.

 

Estée era una mujer que creaba magia para las mujeres, haciendo que literalmente se sintieran más hermosas. Sus cremas daban color a la piel, pero también la dotaban con un toque de brillo, resplandor y confianza.

 

Cuando le pedí a Aerin Lauder que describiera el rol de su abuela en la industria cosmética, ella dijo que había revolucionado el mercado estadounidense de perfumes.

 

Los aromas que creó, – incluyendo Youth-Dew, White Linen y Beautiful- eran extraídos de flores, hierbas y esencias y reflejaban la imagen de la mujer moderna: clásica, independiente y elegante. “Su elección de modelos era perfecta, desde la elegancia de Karen Graham, hasta la sofisticación de Willoy Bay y la perfección europea de Paulina Porikzova. Las modelos eran el reflejo de Estée y la marca que construyó”, dijo Aerin, quien ahora es la Directora de Estilo e Imagen de la marca.

 

Aerín Lauder, nieta de la emprendedora Estée Lauder, ha continuado con el legado de su abuela. - Estée Lauder: La alquimista emprendedora. -

Photo By: Pinterest. Aerín Lauder, nieta de la emprendedora Estée Lauder, ha continuado con el legado de su abuela. – Estée Lauder: La alquimista emprendedora. –

 

Por supuesto que no siempre fue de esta manera. Estée comenzó su negocio trabajando en la tienda de sus padres que eran inmigrantes. Uno de sus tíos, que era químico y se dedicaba a crear cremas, le ofreció trabajo, dándole oportunidad de tener su primera experiencia con los cosméticos.

 

Su primer lote de cosméticos se hizo en la estufa de la oficina con la ayuda de Joseph, su socio y esposo. Parte química, parte maga, ella transformó sus pociones en oro embellecedor que recordaba los mágicos elíxires de los alquimistas medievales.

 

“Cocinábamos nuestras cremas, las mezclábamos, esterilizábamos nuestros lindos frascos con agua hirviendo, los vertíamos, y empacábamos”, escribió Lauder en su epónima autobiografía de 1985 titulada, “Estée: Una Historia de Éxito”.

 

 

 

 

 

 

 

 

show_ur_inner-beauty

Compartir este artículo Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on Facebook0

10 noviembre, 2015
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social

Side Bar Down 1
Side Bar Down 2
Side Bar Down 3

Newsletter

Regístrate en nuestro Newsletter